lunes, 13 de febrero de 2012

Este jueves un relato: Yo tengo un sueño

Detrás de cada puerta, vive un astronauta, un hombre acaudalado y un ectoplasma que ha vuelto a la vida.

Afuera siempre llueve. Las calles heredadas del descuido y la pretensión, se abandonan al olvido. Solas, sin una ánima que las habite, son el destino anticipado y desesperado del sueño.

Por las aceras, se escurre un susurro somnoliento. Es un inicio y es también un final. Una crónica sin título en una espera inconclusa.

Justo cuando los portones empiecen a abrirse y los sueños al fin comiencen a salir, dejará de llover en la avenida.

En esta lluvia, de nada sirve una sombrilla.


* * *

Más sueños y sus soñadores respectivos en el blog de Pépe.

11 comentarios:

gustavo dijo...

me gusta tu estilo, luik...sí, señor...pinceladas, brochazos gordes y breves, delicados, diría yo, para pintar un cuadro de sueños...de sueños que no han salido, de sueños aquietados dentro de las casas y de las personas...de sueños que al salir...¿por qué a las calles olvidadas?
es como si los sueños sabidos, expuestos, no lo fueran...
joderse, me has hecho pensar demasiado¡¡
medio beso, lwik.

Matices dijo...

Los sueños como una antesala de algo buscado o anhelado... Me ha gustado, para muchos los sueños son así ahora... algo imposible, pues los portones se abren poco.

Besos

alfredo dijo...

Un relato brillante, que dibuja con claridad meridiana la incertidunbre de los sueños por realizar. Están ahí, pero antes tiene que "escampar"

Breve, pero más que suficiente.

Abrazos

CAS dijo...

Como una estela, los sueños comenzarán a desplegarse: de todos los colores, de todos los tenores...pero primero arreciarán con fuerza!

Se me ha representado así tu relato, primero una explosión luego un discurrir.
...y me ha gustado, mucho.
un fuerte abrazo (y no demores mucho en volver)

Juan Carlos dijo...

Sabes Liwk, me encanta verte por aquí y creo que es necesario que sigas cada semana, tu aportación es siempre interesante. Me encanta tener de nuevo tu lectura que para mi, a lo mejor como medio-mexicano, me resulta importante e imprescindible. ¿Seguirás?
Vale, lo eniendo como un si.
Un abrazo.

Juan Carlos dijo...

Vuelvo, ayer no comenté el texto, solo celebré tu vuelta. La idea de esos sueños esperando que la lluvia les permita florecer me parece fabulosa. Y es así. Y las lluvias no son eternas. Un abrazo.

Liwk dijo...

Gracias a todos por sus comentarios. Extrañaba estar de jueves.
Un beso.

gustavo dijo...

sé que tengo tu mail por algún lado...eso e slo malo, por algún lado...
así que si me haces el favor, me lo mandas de nuevo a
callejamorán@hotmail.es
lo quiero ..bueno, lo quería para contestar tu comentario, que como ahora tengo tiempo libre, me da por contestar por esa vía los comentarios que me llegan...
medio beso....

Wendy dijo...

Hola Lwik:
De lluvias no hablemos mucho, que a mi me inundan donde trabajo...
Pero , del resto, me ha gustado el relato corto pero preciso.
Abrazos y café
Wendy

Juan Carlos dijo...

¡Hey! ¿y el de este jueves? Lo leí esta mañana (en el trabajo, no lo digas a nadie) y me gustó, pero decidí comentarlo cuando estuviera libre y ahora NO LO ENCUENTRO.
Por favor, cuélgalo de nuevo. Ah, como a Gus, me gustaría tener tu dirección de correo, si quieres, mándamela.
Abrazos.

MARU dijo...

Oyeeeeeee!!!!!!!! que se ha borrado mi comentario.. Fui la primera...

¿Ves? ahora ya lo han dicho todo los demás...
Que me ha encantado, que es muy original, que vuelvo a decir lo que ya había dicho que me parece muy lírico y onírico, como una pintura de Dali.
E digo lo de Juan Carlos, no nos dejes...
Besitos, amigo.