martes, 18 de marzo de 2008

NaturalezaMuerta

Apachurrada, ese es el término. Ahora sé cómo se sienten las hojas que crujen bajo nuestros pies. Tal vez ese día, cuando nuestras sombras se volvieron más profundas con el clamor insolente del día, estábamos realmente volviendo a nuestras raíces.
La naturaleza nunca ha sido parte de ninguno de nosotros, no somos cínicos. No poseemos los misterios del mundo; así será siempre. Estamos condenados a ser seres incompletos, encuadrados en unas vidas que egoístamente nos alejan del universo. Determinamos el olvido.
Naturaleza apachurrada, como cuando exhalamos demasiado y no conseguimos asfixiarnos. Como cuando todos los conceptos universales se reducen a nosotros, lo que en verdad resulta ridículo, porque es cierto, nosotros ni siquiera existimos.

2 comentarios:

Sr Javier dijo...

Hola, lo he releído y ahora me ha gustado un tanto más, aunque las palabras siguen resultando misteriosas, pero tal vez tan solo están regresando a sus raíces.

Me gusta la parte de que los misterios del universo lo seguirán siendo siempre, creo ese punto puede convertirse en un motor de sabiduría y como decía un antiguo filosofo, saber que no sabemos nada.

Espero que no te sientas apachurrada, saludos! =).

nacho dijo...

bueno... en el fonfo todos tenemos nuestra naturaleza muerta no? me ha encantado tu forma de ver las cosas. aqui te dejo mi naturaleza muerta particular: el amor.. ese gran incomprendido jeje, espero q disfrutes de la lectura, y que veas q la naturaleza muerta pede estar en cualquier sitio.
http://lanaturalezamuertadeunservivo.blogspot.com/