jueves, 25 de enero de 2018

Este jueves un relato: Roma... escribió en jueves

Vita

De los tres mil euros que estaban por acumularse en el fondo de la fuente ese día, dos habían salido pesimistas de un bolso roído que tenía aspecto de haber sido descartado y remendado más de una vez. Igual que ella. Tal vez, en otros tiempos o, incluso, de haber vivido otra vida, habría sido algo más que una figurilla difusa mirándose los pies. Los dedos entumidos, el calzado húmedo, la consciencia diluida.

Roma ya no era una selva. Ni tibia, ni tranquila. Ya nadie podía esconderse. Jamás llegó a sentirse como Sylvia o Anita Ekberg. Él nunca se llamó Marcello.

- Que se joda Fellini.

*  *  *

Más paseos por Roma en el blog de Gus.

7 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Jajajaja me encantó ese sacudon final! Uno sigue tirando la moneda esperando siempre volver... Un abrazo

Sylvia dijo...

Genial... me encanta el relato.
La veo rebuscando en el monedero con cara de tristeza... (y enfado por supuesto)
Has descrito perfectamente la sensación!
Bss :)

Kristalle dijo...

Yo a ver si tiro la moneda algún día.
Saludos

Carmen Andújar dijo...

Preciosa la Fontana, y es verdad yo tampoco me sentí como Anita ni mi novio era Marcello, pero que bonito fué.
Un abrazo

Tracy dijo...

Jajaja n final apoteósico.

Campirela_ dijo...

Jaaaa, bueno la moneda pq será pero todo el que va fijo que un euro al menos se deja en esas aguas de la Fuente bella ...ojala sea para una buena causa ..lo de volver es lo de menos .
Un abrazo y me gusto tu postura .

El escritorio de Jandrés dijo...

Sí sí... que se joda, pero ella por si aso lanza sus dos moneditas. ¿Superstición, superchería, esperanza, mimetismo...? ¡Qué triste no haber tenido la oportunidad de soñar...! Pero, así es la vida. Abrazos