martes, 13 de mayo de 2008

El tercer ojo

Faltos de "cómos" y "por qués", se miraban confundidos.
Ninguno de ellos sabía explicar de qué forma habían saltado secuencialmente del catorce al dieciséis.
Era como si el quince se hubiera deslizado de entre sus dedos, escapando seriamente o borrándose simplemente desde aquel día.
Los primeros síntomas de un desbalance temporal se habían dado esa misma mañana y habían sido los editores los primeros en notarlo. Alguno comentaría después, que había sido una sorpresa mayúscula desprender el catorce de la agenda para encontrarse de lleno con el dieciséis.
Los medios anunciaron la noticia excitados, con prontitud, como si el tiempo no se les hubiese escapado ya de entre las manos. Algún pseudointelectual, consumido por la ironía y asombrado por el nihilismo, propondría un día, que se conmemorara aquello como un asunto internacional, con la secreta intención de no celebrarlo jamás.
Cuando les preguntaron, los científicos se creyeron víctimas de un engaño masivo. Pararon las prensas y se negaron a dar más comentarios. Tal vez alguno, desviado del resto, se atrevería a confesar, tiempo después, y sólo deltante de extraños, que siempre había estado convencido de la existencia de una grieta en el espacio temporal.´
A los deportistas les habían cancelado aquel día un partido importante; todos, sin excepción alguna, acordarían mirarlo en vivo por ESPN.
Unos cuantos seguidores de Ella Friztgerald se habían quejado abiertamente hasta quedarse con las gargantas rotas. Un funcionario iluso, habría dicho luego que, "esa gente sin oficio sólo le robaba el día". No explicaría nunca a quién se refería.
Un grupo de filósofos hermitaños anti - semitas y volterianos, declararon que de cualquier forma no existían, ni ellos ni el tiempo; y apoyados por una ferviente multitud tentativamente hippie, que se les había unido sin razón, vivirían ese día con la fecha inexacta de su elección, atrasados o adelantados para siempre del dominio temporal.
Cuando llegó el diecisiete, las opiniones terminarion. Todos, sin importar el por qué, descartaron a los extraterrestres.

1 comentario:

Javier dijo...

Es bueno leerte de nuevo.

Pienso que muchas veces nos miramos confundidos faltos de "comos" y "porques" aun cuando no seamos víctimas de una grieta espacio-temporal.

Esperemos que pronto llegue el 17.

Saludos